Cuando vemos el resultado final puede parece fácil, pero para hacer un buen video de tu PyME es importante conocer todas las fases del proyecto:

  1. Preproducción
  2. Postproducción
  3. Producción
  4. Promoción

1. PREPRODUCCIÓN


a) Ver muchos videos de referencia y tener un par en mente para mandar, así como prestar atención a los que manda la productora. 
Hay que buscar maneras de contar el argumento en función de las herramientas que se tiene. Para eso es necesario ver muchos videos y tener referencias. A veces sirven 

para darnos cuenta de lo que queremos, y muchas otras para definir lo que NO queremos. Por eso es clave buscar videos profesionales con un buen guión, duración, sonido, claridad de mensaje, etc.

b) Definir claramente el objetivo de tu video: ¿para qué lo querés? Puede ser para explicar lo que hace tu emprendimiento o para introducir un producto/ servicio, para incrementar las ventas, captar usuarios, etc.

c) Diseñar todo en base a tu target.

d) La duración máxima del video debe ser de 2 a 3 minutos. El tiempo es un factor clave. Hay que diseñarlo igual que un pitch: decir lo necesario de manera clara y en el menor tiempo posible.

e) Armar un primer guión. Siempre es buena idea plasmar lo que nos imaginamos en un guión. Ayuda a que definas todavía más lo que querés y sobre todo ayuda con el siguiente punto.

f) No incluir en el guión lo que no se pueda representar visualmente. Es necesario escribir un guión, pero esto no implica necesariamente contar la historia sino plantear la historia de una forma visual. Se tiene que mostrar lo que se va a ver en pantalla.

g) No atarse a una idea sí o sí. A veces nos gusta una idea y nos convencemos que ese es el camino ideal aún cuando tristemente no es esa la reali

dad. Hay aprender a escuchar. Lo mejor es contar la idea a amigos, socios y empleados y prestar atención al feedback, especialmente el de la productora.

h) Pensar un Call to Action. Añadir una frase que cierre el video comunicando exactamente lo que queremos que haga la gente despues de ver el video. ¿Querés que compren tu producto? ¿Querés que se metan a tu página web? ¿Querés que donen? Hay que ser claros con lo que estamos pidiendo, por eso es importante definir en el 2do punto cual es el objetivo del video.

 

2. PRODUCCIÓN

a) Locución: el sonido es tan importante como el video. Tenés que decidir de antemano si el video va a ser narrado por un locutor, si va a tener entrevistas de los socios o si simplemente va a ser narrado a través de placas. Cada opción comunica algo distinto.

b) Animación: la animación es una gran herramienta para contar cosas que no se pueden mostrar filmadas.

 

3. POSTPRODUCCIÓN

a) Sonido y música: La música de fondo y los efectos de sonido tienen que complementar a la locución. Podemos crear efectos y música propia o acudir a stocks online. Hay que prestar especial atención a los derechos de autor y las licencias.

b) Edición: los videos explicativos de una startup son habitualmente cortos, lo cual facilita su edición final. Sin embargo siempre hay que tener en cuenta la duración de esta etapa. Cada productora da una fecha estimada de entrega, pero si necesitás el video para una fecha determinada, contactate lo antes posible para evitar pagar extra por el apuro.

c) Entrega: en función de la compresión y la codificación hay múltiples formatos en los que grabar un video. Debemos tener claro los que necesitaremos antes de encargar el proyecto. Estos formatos dependerán de la web o dispositivos en los que se vaya a visionar. Algunas opciones muy utilizadas son: MP4, VLC y QuickView.

 

4. PROMOCIÓN

a) Debemos tener nuestra estrategia para promocionar los videos online. Ponele un título al video que defina claramente el contenido, sea atractivo, y que sea fácil de recordar para verlo otra vez. La clave está en el boca a boca, en que el video se comparta vía likes y recomendaciones. Tenés que conseguir que aparezca en sugeridos, distribuí la URL a todos tus contactos. Acordate que un buen etiquetado del video permite mejorar y optimizar el SEO. También es importante que tenga un “thumbnail” atractivo.

Ahora sabés que hay muchas decisiones que podés tomar antes de reunirte con una productora audiovisual. Planeá de antemano y ahorráte esas eternas cadenas de mail con opciones a elegir. La productora puede ser una gran guía al comienzo del proyecto, pero nadie sabe más que vos sobre tu empresa y lo que ésta necesita.